El día que visitamos a Julio Cortázar

A Julio Cortázar de una lectora argentina en París. Entre Rayuelas y Crepúsculos, visitando el cementerio Montparnasse.

Julio Cortázar

Hoy fui a verte, Julio, y me decepcioné un poco.

Esperaba encontrar tu tumba con mensajes argentinos como la había visto en fotos pero, en lugar de eso, la encontré pulcra y limpia, con un cartel (en francés y en español, para que se entienda bien) donde se nos pedía que respetáramos la claridad y la tranquilidad de tu última morada.

Y te pregunté qué haces acá, Julio, qué haces que no estás en Argentina, qué haces con franceses que no saben que te reirías del concepto de claridad, que no saben que tu última morada no es una tumba sino Rayuela, o Salvo el crepúsculo, o tantas otras. Te entiendo un poco ahora, entiendo que estás acá porque París te atravesó la espina dorsal, te enamoró de la Maga, te propulsó a ese espacio creativo dónde te conocimos y te quisimos.

Te dejé una notita con un párrafo de Rayuela y un ticket de metro para desclarificar y destranquilizar un poco, y un peine con estuche de cuero que encontré en el cementerio porque era tan absurdo que pensé que te gustaría. Cuando me estaba yendo, una vaquita de San Antonio aterrizó en la manga de mi campera, Lucas dijo que me la enviabas para amigarnos de nuevo y para decirme que vos estás más allá de las snobeadas y que gracias por el peine. Yo le creí. La vaquita se fue volando.

tumba de Julio Cortázar

Notas:

1. “Julio Cortázar nació en Bruselas en 1914. Es uno de los escritores argentinos más importantes de todos los tiempos (…) En 1951 fijó su residencia definitiva en París, desde donde desarrolló una obra literaria única dentro de la lengua castellana (…) Cortázar murió en París en 1984.” (Cortázar, J. (2014): Rayuela, Buenos Aires, Alfaguara S.A.)

2. La tumba de Julio Cortázar se encuentra en el cementerio de Montparnasse, ubicado en el barrio homónimo y de fácil acceso en metro. Este cementerio es el segundo más grande de París y aquí se pueden visitar tumbas de personajes queridos como Charles Baudelaire, Jean-Paul Sartre, Simone de Beauvoir, Margurite Duras, César Vallejo, Carlos Fuente, entre otros. La entrada es libre y el horario de apertura es de 9hs a 17.30hs (puede variar según la temporada). En este mapa se encuentran marcadas algunas tumbas, aunque lamentablemente no está la de Cortázar (hay que buscar in situ!).

Buen viaje! Y no dudes en escribirnos!

~*~

Viajó en mochila por el mundo durante trece meses. Cree, desde entonces, que lo sueños pueden hacerse realidad. A veces psicóloga, a veces viajera, casi siempre escribe. Odia autodescribirse, pero entiende que es importante saber quien está hoy viajando con vos.


4 thoughts on “El día que visitamos a Julio Cortázar”

  • Muy bueno y cálido este articulo. Yo en su momento no lo pude visitar pero ya habra una proxima oportunidad. Gracias x compartirlo. Saludos!

    • Hola Victoria, gracias por tu comentario.
      Espero que puedas volver a Paris muy pronto, para visitar a Cortázar y disfrutar otra vez de esta hermosísima ciudad.
      ¡No te olvides de llevar tu ticket de metro!
      Saludos.

  • Excelente! Me hizo pensar mucho en la visita que pude hacerle durante el 2014, en una tarde de llovizna y gris. Los tickets de metro para ir a todos lados y no quedarse quietos!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *