Japón – Dormir en una cápsula

Dormir en una cápsula.

En este post te contamos la aventura de dormir en una cápsula, esas cosas que sólo en Japón podrías hacer…

Si tuviéramos que armar una sección especial para los posts sobre Japón se podría llamar “lo exótico, raro y divertido”, porque de eso hay mucho.

Después de haber pasado tres noches en Kawaguchiko en un hostel normal (aunque la palabra “normal” le queda chica porque fue uno de los mejores en los que estuvimos), nos fuimos para vivir la experiencia de pasar una noche en un hostel con cápsulas.

Nuestra experiencia en el Hostel Capsule inn Fujisan:

Después del check-in mitad en inglés, mitad en un mix japonés + lenguaje de señas, la recepcionista nos llevó por un pasillo similar a un baño (con piso a cuadros verdes y blancos y azulejos en las paredes), hasta nuestra habitación (que curiosamente contaba también con el “encantador” piso vintage).

Entramos y empezamos a caminar entre las famosas “cápsulas” que, apiladas hasta el techo, daban la impresión de estar en una gran heladera con pequeños compartimentos. No puedo negar que el contraste con el hostel anterior se hizo sentir aunque lo que tenía frente a mí me parecía muy divertido.

Japón-Dormir en una cápsula

Las cápsulas son, básicamente, camas en habitación compartida. Las “camas” están ubicadas una en frente de la otra en dos hileras de dos pisos. Buscamos las nuestras y entramos.

Nota: no apto para claustrofóbicos, aunque adentro tiene luz, radio, enchufes y muchos otros botones que no supimos qué magia hacían, si te inquietan los lugares pequeños estás frito.

Una vez adentro, me sorprendió poder estar sentada con la espalda estirada y que todavía sobraran unos centímetros para llegar al techo. El futón era cómodo y la sensación de dormir en sábanas limpias es siempre bienvenida. Llegada la noche, previo cerrar mi cortinita para que el de enfrente no me viera dormir, la cosa se puso rara. Pasada la emoción de estar en ese espacio nuevo me empecé a sentir encerrada. Cabe aclarar que nunca tuve problema con los espacios reducidos pero mi nuevo entorno plasticoso y extraño, me hizo sentir incómoda. Traté de pensar que eran ideas mías y me puse a leer un libro, pero me distraía escuchar los codazos o patadas involuntarias que mis “compañeros de habitación” hacían inmersos en un entorno demasiado nuevo (¿y reducido?). Pensé en girar y dormir con la cabeza cerca de la cortina para sentirme más cerca de la “salida” pero eso me dejaría ver solamente el interior de la cápsula y no me pareció una buena idea.

Después de casi una hora pude relajarme y descansar. Siempre intento verle el lado bueno a las cosas y me dejé llevar por esa sensación de aventura que tuve al principio. Al otro día me di cuenta de que no estaba loca porque otras personas habían sentido lo mismo que yo.

Japón-Dormir en una cápsula

Conclusión después de dormir en una cápsula:

Lo bueno:

  • Es posible estar sentado y/o arrodillado

  • La “cama” es de tamaño normal (una plaza) y en los pies hay lugar para la mochila (30L).

  • Es un espacio mucho más privado que el de un hostel tradicional y la cortina aisla bastante la luz del pasillo y de la ventana.

  • Tiene enchufe para cargar el celular

  • Se puede estar hasta tarde con la luz encendida sin molestar a nadie

  • El precio es un poco más económico (nosotros pagamos 2000 yenes la noche – €15).

Lo malo:

  • Cuando tu “vecino” se mueve, vos te movés (poco, pero lo suficiente para que te sientas dentro de un tupper)

  • Como ninguno de los que pasa la noche por primera vez en una cápsula está acostumbrado a este nuevo espacio, se escuchan codazos y patadas a cada rato

  • En cada habitación hay lugar para 30 personas

  • Estos hostels no suelen tener cocina (por lo que comprar comida afuera aumenta la lista de gastos)

  • Si viajan con mochila grande y no quieren dormir aplastados pueden pagar 200 yenes por un locker (€1.51). El problema es que se cierra SOLO UNA VEZ, no pueden volver a sacar lo que se olvidaron o lo que repentinamente sienten que necesitan. Bueno, en teoría sí pueden, pero van a tener que volver a pagar para cerrarlo.

¿Te recomiendo dormir en una cápsula?

Como experiencia exótica y nueva, dormir en una cápsula está bien para una noche. Pero la verdad es que no volvería porque si bien el precio es más económico que en otros lugares, al final se encarece porque tenés que comprar comida afuera y pagar por los lockers. Además, si pienso en cuánto saldría dormir en una habitación compartida con 30 personas, me termino de convencer de que no es una buena opción.


¿Querés leer más Relatos de Viaje? ¡Pasá por nuestra nueva sección!

En el 2014 empecé a viajar por el mundo con Daniel y en estos años aprendí a disfrutar de las pequeñas cosas, a amar los sabores, colores, texturas, abrazos, sonrisas, miradas... Entendí que todo lo que necesito cabe en una mochila de 30L. y que somos los únicos autores de nuestro presente.


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *